Teusa: Técnicas de restauración de edificios

Restauración Patrimonio

PDF

Palacio Antxieta
Azpeitia, Gipuzkoa

Tratamiento de las diferentes fabricas. Limpieza, desalación, consolidación e hidrofugación de paramentos. Tratamiento de juntas de fabricas de piedra caliza. Recstituciones volumétricas en fabricas de ladrillo de estilo mudejar. Tratamientos protectores de madera en alero y carpintetrías, así como en elementos de forja.

Galería de imágenes

Técnicas de restauración empleadas

  • Reparación de raseos
  • Revestimientos Cerámicos
  • Desmontajes, apeos y derribos controlados

Historia

Construcción: Finales del s. XVI

Dentro del casco histórico de la villa de Azpeitia se encuentra el palacio conocido como Antxieta. Su fachada mira a la iglesia de San Sebastián de Soreasu, donde se establece una diferencia marcada en cuanto a los estilos arquitectónicos.

El palacio, construído a principios del siglo XVI es una edificación entre medianerías. Tiene una fachada principal de bella factura que mira a la plaza, y otra posterior sencilla y propia de las que dan a los patios. Consta de planta baja, ejecutada en piedra sillar, y dos pisos y desván ejecutados en ladrillo al estilo mudejar. En su planta baja hallamos una puerta de entrada adintelada con placas lisas formando un frontón rematado por tres pirámides de gusto herreriano. El primer piso posee balcones guarnecidos por una moldura a media caña y tanto en su parte inferior como en la superior se observa la labor mudejar, con rombos entrelazados formando franjas, y motivos en punta de sierra y cuadrados. En el segundo piso encontramos cuatro huecos de ventanas con las mismas molduras y baquetones. Aquí apreciamos también decoraciones góticas: racimos de uvas, hojas de parra, aves, perros y dragones. El tercer piso está formado por una galería con ocho huecos pequeños que llevan peculiares arcos mixtilíneos y antepechos a forma de murete esgrafiado. Esta composición es proporcionada y constituye uno de los conjuntos más destacables del edificio. El remate lo proporciona un alero muy volado que da paso a un tejado a dos aguas. En su interior se mantiene la distribución tradicional de las plantas, que se ha restaurado con exquisito cuidado y procurando mantener su carácter básico. Ha desaparecido el zaguán de la entrada, las cuadras y el suelo encachado para dar lugar a una ampliasala quetiene un entresuelo de madera con una estupenda balaustrada.