Restauración Patrimonio

2022, 23 de marzo

Inauguración de Hornos de Calcinación de Aizpea. Zerain

El próximo viernes 25 de marzo se inauguran las obras de restauración de los Hornos de Calcinación de Aizpea, en Zerain. Fue en 2009 cuando nuestra empresa tuvo su primer contacto con el coto minero goierritarra, patrimonio industrial vasco. Se comenzó por la actuación en las infraestructuras que rodean los tres grandes hornos de calcinación, con la Puesta en Valor del comienzo de la plataforma del tren, la vía, el túnel, la consolidación estructural de Makinetxe, realizado en tres fases y tres años. En 2012 se pusieron en valor los cargaderos de mineral y el cable aéreo del coto. En 2013 se consolidaros los restos arqueológicos y el cargadero inglés. Y finalmente en 2021, bajo la dirección técnica de Zetabi Arkitectura Bulegoa S.L.P., restauramos los Hornos de Calcinación. Todo esto ha sido posible gracias al esfuerzo e interés del Ayuntamiento de Zerain, apoyado por el Gobierno Vasco, que han contado con la ayuda financiera del Ministerio de Fomento. En Aizpea, se comenzó a extraer mineral en el siglo XI, pero es a partir del siglo XIX cuando aumenta mucho la explotación minera con la llegada de la empresa Unión de Cerain, en 1856. Se consigue extraer gran cantidad de mineral de gran pureza que apenas necesita tratamiento posterior. En 1892 las minas quedan en manos inglesas, creando The Cerain Iron Ore Company. Comienzan a agotarse los filones a cielo abierto y como alternativa se excavan pozos y galerías subterráneas para la extracción del mineral. Para eliminar las impurezas del hierro se construyeron los hornos de calcificación que, hoy en día son la imagen de las minas. Con la entrada de los ingleses y el auge de la revolución se introdujeron muchas mejoras a Zerain, como el tren de vapor para transportar el mineral o el sistema de cableado para trasportar por aire. El Hierro obtenido en Zerain era muy apreciado en toda Europa y era enviado principalmente a Escocia y Rotterdam. En 1909, año de crisis en el mercado del hierro, la presencia inglesa aumenta con Cerain Mines Limited. En 1930 los alemanes Compañía Montana S.A. adquieren las minas en una época en la que la mina pasó dificultades. Nada más terminar la guerra civil española, los alemanes obtienen capital español y se funda la Compañía de Explotaciones Mineras Aralar S.A., pero tras la derrota de la segunda Guerra mundial, los alemanes abandonan Zerain. El ultimo explotador de las minas fue el legazpiarra Patrizio Etxeberria que necesitaba mucho hierro para su empresa y, ante el excesivo precio de la chatarra en aquella época, decide obtener él mismo el mineral de las minas directamente. Los legazpiarras cesan su actividad en 1951 ya que la explotación no salía rentable. No se utilizaron más los hornos de calcificación, aunque hasta 1962 se extrajo mineral.